¿Cómo influyen las emociones de los padres en el desarrollo de los niños?

by / Thursday, 30 October 2014 / Published in Uncategorized

“La fusión emocional abarca los dos primeros años del niño(a). En este periodo de desarrollo emocional del niño, comienza a percibirse a si mismo como un ser separado. Esto lo sabemos cuando logra nombrarse a si mismo con la palabra “yo”. Pero este es tan solo el inicio del proceso de separación que en el ser humano dura hasta la adolescencia, alrededor de los 13 o 14 años. Los conocedores de prácticas esotéricas dicen que la madre y el hijo(a) comparten el mismo aura durante 13 años.” 1

Se habla mucho de cómo puedes influir como papá en la vida cognitiva o emocional de tu hijo(a), dependiendo de tus actitudes o de lo que puedas llegar a decir o no decir. Sin embargo, pocos autores hablan de cómo pueden influir tus emociones directamente en las emociones de tus hijos, sobre todo en la primera etapa de su vida. Por eso es importante que sepas que lo que estás sintiendo puede verse reflejado en lo que siente tu hijo(a), por ejemplo: “yo tengo miedo y mi hijo(a) expresa mi miedo.”

Desde que el niño(a) se encuentra en la vida intrauterina, se vuelve parte del sistema familiar. Por lo tanto, desde ese momento él o ella tiene un impacto en este sistema familiar, así como este tiene un impacto en el bebé. Por la cercanía con la madre en los meses de gestación y sus primeros meses de vida, puede suceder que al principio el impacto sea mayor entre la mamá y el pequeño. Lo cual no quiere decir que el papá no tenga impacto en esta relación.

Los padres, como seres humanos, tenemos muchas emociones nuevas, desconocidas, o viejas. Algunas veces no sabíamos de su existencia, o bien, no sabemos qué son. Esto es algo humano que nos sucede a todos, así que no te sientas culpable, porque con esto no le haces daño a tu hijo(a). Lo que sí puede tener un efecto en tu hijo(a) es el hecho de que tú no asumas estas emociones o no les hagas caso, y por lo tanto no sepas cómo manejarlas y canalizarlas. Debemos aprender a mirar nuestras emociones para que podamos identificarlas, tenerlas claras y asumir la responsabilidad de las mismas.

Es importante asumir y expresar tus emociones, ya que si esto no sucede, puede ocurrir que entonces el pequeño las exprese por ti. Es decir, es importante conocer, aceptar y asumir tu sombra (concepto de la psicología Jungiana: se le llama sombra a todo lo que rechazas, desconoces o te duele en tu profundo ser esencial) para que tu bebé no tenga que manifestarla.

Leave a Reply

TOP